Etiquetas

El actual modelo de consumo del almacenamiento de datos genera una cantidad importante de capacidad desperdiciada, por la cual el consumidor ya pagó, pero que muy probablemente nunca utilizará. En el pasado, cuando los costos del hardware de almacenamiento eran bajos, en comparación con el costo operacional, tal vez tenía sentido gastar más en capacidad de almacenamiento, para compensar los gastos de operación que se generaban con el tiempo. Sin embargo, en la actualidad, con la demanda de almacenamiento en crecimiento y el precio del mismo en aumento, lo lógico es revisar el costo del hardware contra el costo de operación.

En lugar de comprar todo el almacenamiento que necesitará durante los próximos 4 o 5 años, al precio actual, puede adquirirse lo que necesite cuando se requiera. Para lograr esto sólo se necesitan algunas tecnologías básicas: la habilidad para aprovisionar dinámicamente el almacenamiento y migrar los datos de manera no disruptiva del almacenamiento antiguo al nuevo, además de la capacidad de virtualizar y aprovechar al máximo la adquisición mientras se desplaza hacia la más reciente tecnología. Estas tecnologías están disponibles hoy por parte de Hitachi Data Systems. Los servicios de nube tales como la Infraestructura como Servicio (IaaS), la tercerización de instalaciones y los servicios administrados están habilitando la transición a modelos de consumo más eficientes, bajo demanda, que reducen el Costo Total de Propiedad o TCO (Total Cost of Ownership) y convierten el CAPEX en OPEX.

Gartner concuerda con esta tendencia y ha proyectado que, para 2013, el 25% de la infraestructura que adquiere el cliente estará basada en un cargo por unidad.

Hu Yoshida
HDS Vice President and Chief Technology Officer

—————–

CAPEX es la abreviatura de la expresión Inglés Capital Expenditure (en español, capex o gastos de capital) y es la cantidad de dinero gastado en la adquisición (o mejora) de los bienes de capital de una empresa en particular. El CAPEX es por lo tanto la cantidad de inversiones en equipos e instalaciones con el fin de mantener la producción de un producto o servicio o para mantener funcionando un negocio o un sistema particular. Por el contrario, el OPEX, se refiere a los costos asociados con el mantenimiento de equipos y gastos de consumibles y otros gastos de funcionamiento necesarios para la producción y el funcionamiento del negocio o del sistema. Por ejemplo, la compra de una máquina es CAPEX, mientras que el costo de mantenimiento es OPEX.

A menudo, y por diversos motivos, las empresas se encuentran en necesidad de cambiar CAPEX por OPEX y viceversa. Una forma de reducir los gastos de capital por contrapartida de OPEX es el uso de la subcontratación y el alquiler de equipos e instalaciones. Las ventajas más evidentes de este cambio es el aumento de la flexibilidad de los costes y la reducción de las necesidades de financiación). Una desventaja puede ser el aumento de los costes.