Etiquetas

, , , , , ,

Las 10 reglas de oro para asegurar a sus hijos una experiencia sana y segura en Internet son:

  • Asigne un usuario al niño: Es la única forma eficiente de controlar sus actividades en Internet. El usuario administrador de un sistema debe pertenecer siempre a un adulto.
  • Utilice herramientas de control parental: Estas herramientas le permiten restringir el acceso a sitios de pornografía y contenido solo para adultos. Los filtros por lo general son flexibles por si el padre desea agregar páginas específicas con su clave y se pueden encontrar versiones gratuitas por la red o incorporada en las soluciones de seguridad como Qustodio.
  • Monitoree el historial de navegación: Si el mismo es eliminado es un buen motivo para tener una charla.
  • Controle la cámara web y asegúrese que la misma está desconectada mientras no se la deba utilizar.
  • Revise las configuraciones de las redes sociales del niño: Un muro de Facebook compartido públicamente, sin limitaciones, puede ser un riesgo para la integridad del joven.
  • Mantenga actualizado su antivirus y su herramienta de control parental.

Además, se debe instruir a los chicos para:

  • No enviar información confidencial por Internet: Su información jamás será solicitada por correo electrónico o por chat. Los bancos no solicitan los datos de su cuenta y mucho menos su PIN. Es importante, a su vez, no ceder esta información a sus hijos.
  • No divulgar su ubicación a cada momento: En el mundo social-net que vivimos actualmente donde todo se comenta y expone en las redes sociales, es importante instruir a sus hijos a no publicar las fechas exactas cuando estarán de viaje, que la casa va a quedar libre o los lugares exactos a donde van a estar al menos hasta una vez que regresen del mismo.
  • Entender que no todo lo que se ve en Internet es verdad: Los hijos deben ser conscientes de que no toda la información que se distribuye en la web proviene de una fuente confiable. Hoy por hoy, en Internet, es muy fácil obtener un espacio para poder publicar opiniones. Por ende, se debe ser muy cuidadoso a la hora de recurrir a esos contenidos.
  • Mantener una comunicación abierta: La comunicación que tenga con sus hijos juega un rol clave en su seguridad. Resulta mucho más productivo animarlos a comentar sus miedos e inquietudes que reprimirlos con sanciones. Que se mantenga un buen clima y un diálogo abierto, tanto en Internet como en la vida real, pueden llegar a ser la clave del éxito.

La educación cobra un papel fundamental en la prevención de los más sofisticados ataques informáticos:

“Con equipos informáticos cada vez más modernos y un lenguaje que evoluciona rápidamente, hoy los padres sufren la doble presión de tener que educarse para poder educar a sus hijos. Pero es fundamental enfrentar la tarea con calma y mantener el control de modo de generar un ambiente de colaboración familiar. La clave es ser paciente y saber escuchar”.

Sebastián Bortnik